EDUCAR PARA SER. La importancia de la creatividad

La creatividad es el potencial humano que a través de una atmósfera creativa se pone de manifiesto para comunicarnos y dar a luz algo nuevo y útil, trascendiendo en determinados momentos el contexto histórico-social en el que se vive.

La sociedad en cambio permanente, los avances tecnológicos, los índices de fracaso escolar, o el desconocimiento sobre las profesiones futuras, son grandes retos para el sistema educativo y para las familias. Tal y como asegura Alfredo Hernando en el estudio realizado ”Escuelas Innovadoras y Familias Creativas”, si preguntamos a los ingenieros, matemáticos, programadores y científicos de mayor éxito, nos dirán que sin creatividad, sentido estético, percepción sentida y sensibilidad para captar la belleza, estamos ante disciplinas inertes.

Por tanto es necesario promover pedagogías inclusivas, participativas y creativas, para la adaptación a un mundo en continua transformación.

Para establecer la relación entre el entorno nuevo y la realidad, nos servimos de nuestra imaginación.

Educar en la creatividad es educar para formar personas con iniciativa y confianza, originales, flexibles, con visión futura y listas para afrontar los obstáculos que se les presenten de forma innovadora.